EL SECRETO MEJOR GUARDADO DEL ÉXITO ECONÓMICO ALEMÁN.

Con frecuencia solemos identificar modelos a seguir. Esto ocurre en todo campo y la economía no es la excepción.

En la América hispana, y con esto me refiero no sólo a los países de Latinoamérica sino a los 53 millones de latinos en territorio estadounidense, vemos con frecuencia en Alemania un país ejemplar en el manejo de sus finanzas. La primera economía de Europa, un desempleo de un sólo dígito (aproximadamente un 3,6%) y uno de los pocos PIB trillonarios del planeta hace que uno se pregunte, ¿como lo logran?.

Algún lector podrá tal vez tratar de encontrar la respuesta en la personalidad del alemán, en la cultura del país, en sus beneficios sociales, o hasta en la arquitectura que hacen de ciudades como Berlín y Múnich, iconos de modernidad y progreso. Sin embargo, hay un elemento de vital importancia tras ese éxito.

Descubriendo el secreto mejor guardado.

Sin embargo, hay un factor que con frecuencia pasa desapercibido. Que inexplicablemente es obviado cuando se buscan las razones del milagro alemán y que constituye en mi criterio el pilar fundamental sobre el cual el éxito germano se asienta.

La respuesta es sencilla: las MITTELSTAND. Es decir las empresas pequeñas y medianas que componen aproximadamente el 99% de las casi 4 millones de todas las compañías alemanas, que emplean casi 16 millones de trabajadores y que es responsable de más de la mitad del Producto Interno Bruto de ese país y de aproximadamente el 70% de las exportaciones. Y aquí viene lo más importante. El 95% de este tipo de sociedades son empresas familiares.

¿Por qué podemos encontrar en las Mittelstand la respuesta al bienestar económico alemán? Sencillo! Porque el ADN de sus empresas es distinto, al de sus pares anglosajonas, modelo este último que es emulado por las demás economías desarrolladas del planeta.

¿En qué aspectos se diferencia la MITTELSTAND? En primer lugar la visión del plan de negocios y su mirada estratégica tienen una clara vocación de largo plazo. No es la prioridad la creación de dividendos durante el ejercicio fiscal para accionistas que son simples inversores capitalistas sin mayor identificación con lo que hace la empresa, por el contrario la gran mayoría de la gerencia de las empresas familiares alemanas son a su vez sus dueños y dolientes. Son personas que aman lo que hacen y asi lo han hecho por generaciones. Y esto hace que mantener la empresa viva no se trata sólo de crear riqueza sino de mantener vivo el legado de los antepasados hoy, pero con los ojos puestos en el futuro.

En segundo lugar, estas empresas familiares tienen una vocación exportadora importantísima, haciendo que grandes firmas multinacionales como BMW, Siemens o Bayer, no sean las que más aporten al fisco o a la balanza comercial germana sino ellas. La experiencia exportadora ha brindado en términos de calidad, versatilidad financiera y captación de talento una ventaja tremenda que ha solidificado su modelo de negocio en términos no solo de rentabilidad sino de sostenibilidad en el largo plazo.

Y EN TERCER LUGAR…

Hay un tercer factor de mucha importancia y que es preciso destacar. El hecho de que las MITTELSTAND son empresas altamente especializadas en sus respectivos campos.

Este aspecto pareciera no tener mucha relevancia al ojo desprevenido, pero si recordamos la regla de las  10.000 horas comentada por el célebre autor y conferencista  Malcolm Gladwell, se hace muy evidente que esto es la clave del éxito germano. Según la citada regla y de acuerdo a un estudio recogido en su libro “Fuera de Serie: Porque unas personas tienen éxito y otras no”, se estudió la diferencia entre ejecutantes de violin de una prestigiosa escuela de los Estados Unidos, y se encontró que la diferencia entre los músicos excelentes, los simplemente buenos y los promedio, estaba en las horas de práctica de cada uno de estos iba acumulando durante sus carreras. Esta investigación logró así, identificar que quienes sobresalían en sus respectivos campos son aquellos que tenían al menos 10.000 horas de práctica haciendo lo que hacían, y es esto precisamente, lo que nos trae nuevamente al tema del éxito económico alemán, que como se ha demostrado en este breve artículo tiene mucho que ver con la fortaleza de sus empresas familiares, y como éstas durante el paso de generaciones, han acumulado muchísimo más de 10.000 horas haciendo lo que hacen, podemos sin duda afirmar que las Mittelstand seguirán siendo el imparable corazón de la locomotora de Europa.

Carlos González-Cassis

@familysapiens

 

 

Share This
Abrir chat
Hola! podemos ayudarte con algo?
Hola! ¿podemos ayudarte con algo?