EL ROL DE LA MUJER EN LA EMPRESA FAMILIAR.

En ocasiones como compañeras de vida del fundador de la empresa familiar. Como hijas del fundador, nietas, hermanas o primas. Y cada vez con más frecuencia como fundadoras ellas mismas. La mujer tiene hoy y cada vez más un papel relevante y profundamente influyente dentro de toda familia empresaria.

En la antigüedad regía en las monarquías la ley sálica. En España se adoptó aproximadamente en 1830 impidiendo que una mujer asumiera el liderazgo de un reino. Y lamentablemente a diferencia de la tradición que se impondría en Gran Bretaña mucho antes, esa norma permeo profundamente las costumbres no sólo de España sino de sus antiguas colonias hasta el día de hoy. Tal vez por eso vemos hoy, pocas mujeres al frente de empresas familiares en América Latina.

 UNA VISIÓN DISTINTA

En una ocasión el ya fallecido divulgador científico Eduard Punset entrevistaría al Profesor de la Universidad de Cambridge y especialista en Neuroeconomía Aldo Rustichini. En dicha entrevista el profesor dijo muchas cosas interesantes. Pero una en particular captó la atención de quien escribe estas líneas.

El piensa que si los mercados financieros del mundo fuesen llevados adelante por mujeres se evitarían crisis financieras como las del 2008. Sus investigaciones apuntan al hecho de que la presencia de altos niveles de testosterona afecta la toma de decisiones, produciendo que se tomen acciones con unos niveles de riesgo innecesario y de imprevisibles consecuencias. El teoriza que si las mujeres fuesen quienes tomaran las decisiones en ese ámbito, su propia  biología haría mercados más justos, sostenibles y beneficiosos para todos los actores.

EN LA EMPRESA FAMILIAR…

Si nos basamos en la teoría de Rustichini, y vemos la cada vez más frecuente práctica en empresas familiares de renombre, de que las mujeres tengan un rol activo y empoderado, que les permita agregar valor a sus respectivas organizaciones y a las organizaciones aprovechar su creatividad, disciplina, entrega y profesionalismo, entenderemos que sólo cosas positivas se derivaran de un rol como mínimo igualitario en la responsabilidad de tomar las riendas e indicar el destino de las empresas familiares.

¿COMO PROMOVER ESE ROL ACTIVO?

Sencillo. Y se puede comenzar con tres simples pasos.

  1. Incorporación temprana a la empresa familiar. Esto no es sólo que frecuenten el espacio físico, pues hay muchas maneras de estar…sin estar. Esto se trata que desde la edad más temprana las niñas entiendan que el sustento y la calidad de vida provienen de ese lugar donde sus padres laboran y que  se vayan habituando no sólo a las labores cotidianas sino al manejo estratégico del negocio. Que vayan afinando sus capacidades de toma de decisiones, de negociación y visión de largo plazo.
  2. Educación financiera. Las niñas deben ser introducidas desde la edad más temprana a los conocimientos de cómo manejar el dinero de la mejor manera. Así tendrán las riendas de su futuro financiero, del de su empresa y del de los que de dependen de ellas.
  3. Desarrollo continuado de inteligencia emocional. Los fundadores son los padres de la empresa y su objetivo es crear rentabilidad. Pero como padres el rol de esos mismos fundadores es dar todas las condiciones posibles para que sus hijas sean felices, tener un alto coeficiente de inteligencia emocional es la piedra angular de esto.

Carlos González Cassis.

CEO.

cgonzalez@familysapiens.com

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • LinkedIn
Share This
Abrir chat
Hola! podemos ayudarte con algo?
Hola! ¿podemos ayudarte con algo?